El pasado domingo, 30 MAYO, pasará a la historia del mtb al celebrarse el primer Campeonato de España de bicicletas eléctricas.

Y gracias a nuestra rider, María Calleja, PlanetMTB fue partícipe de este ansiado primer podio de Ebikes.
Aquí os dejamos su vivencia.

Bajo la cuidada organización que LastLap nos tiene acostumbrados, acudimos al aeródromo del pueblo madrileño de Villanueva del Pardillo, con la intención de exprimir al máximo nuestras ebikes.

El sábado fue el día de los entrenamientos oficiales y verificación técnica de todas las bicicletas eléctricas con el fin de asegurar una carrera equitativa, gracias a la empresa Test MyBike.

El circuito de 7,5 km (al que las féminas dábamos 4 vueltas y los chicos 5) era físicamente exigente, ya que en la primera subida de pista se superaba rápidamente los 25 km/h velocidad a partir de la cual las bicis eléctricas ya no te aportan asistencia y debe ser el propio piloto el que luche por mantener y superar esa velocidad por méritos propios; aunque personalmente eché en falta una mayor complejidad técnica, tanto en subida como en bajada, donde se pudieran sacar más diferencias debido a la buena, o no tan buena, gestión y conducción de este tipo de bicis. Sin embargo, el sentimiento de estar participando en el comienzo de algo que marcaría un antes y un después, le quitó importancia a este aspecto.

Domingo, 30 de Mayo a las 11:30 se dio el pistoletazo de salida al primer Campeonato de España de Ebikes. 2 minutos más tarde que los chicos, salíamos las mujeres. Yo y mi Cannondale Moterra estábamos ansiosas, intrigadas pero sobre todo, motivadas para darlo todo. Y así arrancamos, con el TURBO y las piernas a tope.

Que no te engañen cuando te digan que con la eléctrica no se sufre, si quieres se sufre y mucho y sino para muestra esta foto de Frutocfotos. Vaya agonía, con el pulso por las nubes durante la 1h09’ que duró mi carrera, y eso que esta instantánea esta tomada durante una bajada, no os cuento como iba en la subida.

La parrilla femenina gozaba de un buen caché; como Rocio del Alba (nuestra representante española en los JJOO de Tokio), Sandra Santanyes (rider con decenas de títulos nacionales en MTB), Eva Castro (reconocida biker a nivel nacional e internacional en todas las modalidades más extremas del mtb) o Sandra Pastor (actual Campeona de España M40 en XCO).

Solamente estar entre ellas, ya merecía la pena estar ahí; pero pensar en la posibilidad de un podio con el exquisito cartel que había me motiva aún más a salir a por todas.

No soy una rider habituado a la bici eléctrica, ya que las últimas temporadas más centrada en los triatlones de montaña me han obligado a entrenar la gran parte del tiempo con mi Scalpel de rally. Sin embargo, la situación pandémica me ha mantenido la cabeza y las ganas lejos de la competición, lo cual también me ha ayudado a disfrutar de otras disciplinas como, en algunas ocasiones, ha sido la bicicleta eléctrica.

Aunque pensemos que no se hace prácticamente esfuerzo con ellas, es MENTIRA. Y aunque pensemos que no necesitamos trabajar la técnica con estas bicis, también es MENTIRA.

Mi estrategia idílica de carrera la tenía clara, salir pegada a la rueda de Rocio y Sandra todo el tiempo que la asistencia del motor y mis piernas aguantaran; pero en el primer minuto de carrera, y como era de esperar, tuve que trazar rápidamente otra estrategia porque me era imposible seguir ninguna de esas dos ruedas. Pero siempre hay que apuntar alto, ¿no creéis?, y más aún en una modalidad tan inexperta como esta.

Así que me centré en intentar mantenerlas a la vista y luchar por el podio, algo que también iba a estar reñido. Decidí no arriesgar en la primera bajada, y comenzar mi apuesta desde la 2ª vuelta. Poco a poco fui ganando segundos sobre mis perseguidoras, y decidí aumentar el ritmo durante la 2ª y 3ª vuelta. Comenzando la última vuelta y cerciorándome de que tenía segundos de margen por atrás, quise asegurar y no correr riesgos en las bajadas, las cuales estaban cada vez más sueltas y peligrosas. Posiblemente me relajé bastante en la última bajada, ya que a 500m de meta en unos de mis chequeos, vi venir a mis rivales con ganas de caza; apreté los metros que quedaban y finalmente pude disfrutar del cruce de la línea de meta en 3ª posición.

Como yo lo suelo llamar, esta carrera fue un constante DISUFRIMIENTO (esa placentera y fina línea entre el DISfrute y el Sufrimiento).

De la carrera me llevo aprendizaje, el poder decir que participé en el primer Campeonato de España de bicis eléctricas, un buen entrenamiento, reencuentros con amigos y sobre todo una foto de podio que recordaré toda la vida.

Galería de fotos: Frutocfotos

Galería de fotos: RFEC

CLASIFICACIONES

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad