Primera elite y tercera en el scratch en un circuito que le venía bien y que supuso su vuelta a la competición tras varias semanas de desconexión

La Copa Centro de ciclocross vivió el pasado sábado su 7ª puntuable en Paracuellos del Jarama, cita que supuso el retorno a la actividad competitiva de María Calleja. Tras varias semanas sin competir de acuerdo con su planificación, la biker de origen cordobés regresó a una disciplina que le ha dado muchas alegrías a lo largo de su extensa trayectoria deportiva, haciéndolo además con buen pie.

El circuito, además, “me gusta bastante. Tiene una combinación perfecta de rectas con curvas, e incluyeron una zona nueva este año en forma de bajada muy pronunciada y luego una subida muy dura –detalla María-, que el día anterior casi se podía subir pero que ya en carrera no merecía la pena, siendo mejor correr. Además, en lo climatológico nos hizo un día muy bueno y el terreno estaba bastante resbaladizo en la curvas por el rocío, aunque no hubiera barro”.

En su vuelta al barro lo tenía claro: “Mis expectativas a prori eran disfrutar, ver si trataba de correr alguna de ciclocross este año, pero sin objetivo. Es verdad que a nivel de entrenos no estoy centrada, y específico de esta modalidad, menos todavía. Pero el ambiente de esta disciplina siempre me gusta y quería ir a disfrutar y pasármelo bien, consiguiéndolo”.

Así fue su carrera, en la que concluyó 3ª en el scratch tras María Parajón y Carolina Vega y 1ª elite: “Mi salida fue bastante mala para lo que hago habitualmente. Aunque tampoco me quería encender, porque no era cuestión de gastar balas desde el inicio. Salí en el grupo, yendo con un ritmo cómodo, y en la zona de la bajada y subida de la primera vuelta, tras bajar el plato vi que no podía subirlo, pero pude meterlo. En la segunda me volvió a pasar lo mismo, pero gracias al apoyo incondicional de Salchi, al que le conté en boxes lo que me estaba pasando, y me dejó su bici de repuesto, pude seguir en la pelea”.

“Había perdido un poco de comba con las cuatro primeras, pero con la bici de Iván fue como ir con un misil –prosigue-. Me costó media vuelta en hacerme a ella, pero me noté que volaba. Así que cogí a Lidia y me puse primera elite a falta de una vuelta. Pero María y Carolina ya iban muy delante y no me dio  tiempo a cogerlas. Así que tercera scratch y 1º elite, por lo que contenta tras solventar la avería, y sobre todo porque me lo pasé muy bien. Está claro que me faltaba chispa, pero dio igual”.

Tras este debut veremos si María es de la partida este domingo en la prueba de Coslada o si se anima a correr el cierre de la Copa de España en Xátiva y Valencia. Lo importante era verla de vuelta.

Foto Nieves Ruiz García