Fotos Marga García Revilla y Carlos Esteban

A citas tan emblemáticas dentro del calendario ciclocrossista en España como son las pruebas burgalesas de Medina de Pomar y Villarcayo el Bicicletas Félix Pérez no podía faltar. Hasta cinco corredores de la plantilla acudieron a estas dos puntuables del XV Circuito Diputación de Burgos, que mostraron un fin de semana de contrastes, con circuito seco y rápido el sábado, para dar paso al día siguiente al barro y a la lluvia sobre un trazado técnico y que exigía hilar muy fino.

Ángel Valero Medina

Yendo por partes, en el parque de Villacobos de Medina de Pomar no pudieron los escurialenses meterse en el top 10, algo muy caro hoy en día, acusando las altas participaciones y las parrillas numerosas y retrasadas. Ángel Valero y Mario López ya sabían lo que es correr en este escenario, y trataron de hacer valer esa experiencia. El de Guadarrama terminaría 53º en la manga de máster 40, a 5:17 del ganador, el campeón de Europa Agustín Navarro.«Tuve muy buenas sensaciones en el circuito de Medina. Además ,realicé una salida muy buena, y me dediqué a remontar en un trazado donde se podía rodar muy alto», resume Ángel.

Sergio Esteban Medina

En esa misma categoría un debutante Sergio Esteban trataba de salvar un circuito poco favorable para sus características, acabando 83º a 7:53 del asturiano: «Fue la primera vez que me acerqué a esta carrera -aclara Piolín-. Me ha parecido un circuito chulo pero poco técnico. Dentro de mis posibilidades hice una buena salida, pero la campa de mitad del recorrido me acabó matando. A partir de ahí fui manteniendo el tipo como pude, y difrutando a la vez del ciclocross».

José C. Sánchez Segovia Medina

En la manga de máster 50 José Carlos Sánchez Segovia capeó bien un pelotón numeroso y cogió tablas de cara al futuro. Puesto 51º a 6.49 del ganador, el también asturiano Cástor González. «Fue una carrera complicada por la calidad y la cantidad de participantes. Buena salida, colocándome entre los 25 primeros, aunque luego vuelta a la realidad -relata José Carlos-. Dos enganchones inoportunos me hicieron perder varias posiciones y la imposibilidad de seguir el ritmo de gente que venía por detrás me relegaron a una posición retrasada, acorde a mis posibilidades actuales. Buena experiencia para el futuro en un circuito serio y apto para eventos importantes».

Mario López Medina

Y en la prueba reina Mario López sobrevivía sin éxito a un ritmo infernal de carrera, que le impedía hacer las dos vueltas finales por culpa de la regla del 80%. Eso sí, como siempre, tras haberlo dado todo. Así lo cuenta tras clasificarse 53º global y 16º en sub 23: «Tras un largo día tocó rodar sobre un circuito sequísimo donde se masticaba el polvo. Traté de arriesgar en la salida para colocarme bien y así coger un buen grupo. Las dos primeras vueltas fueron agónicas, tratando de no perder comba, pero finalmente me acabé soltando del grupo en el que iba. Seguí remando para tratar de acabar, pero nos acabaron echando a 2 vueltas. Poco más».

 

Agua y más agua en Villarcayo

El domingo el parque del Soto de Villarcayo amaneció embarrado y con incesante lluvia. Allí acudió José Ramón Millán, que vivió una parrilla trasera y una carrera donde adelantar se le hacía complicado. Al final 31º, a 4:40 de Guti, lo que refleja la dificultad de un pelotón de más de 140 inscritos: «Fui a Villarcayo con el objetivo de conocer el ciclocross de esta zona de Burgos. Además, con pocas expectativas al ser una carrera con mucha gente y no contar con parrilla, como así fue -reconoce-. Salí detrás, y después de perder tiempo en los atascos, el circuito tampoco ayudaba a mejorar posiciones, por lo que me dediqué a disfrutar y a seguir aprendiendo a conducir en el barro».

José Ramón Millán Villarcayo

Sergio Esteban Villarcayo

En esa manga de 40 Sergio Esteban mejoró posiciones con respecto al día anterior, finalizando 70º a 8:17 del asturiano. Buen aprendizaje de cara a similares recorridos: «Me encontré un circuito embarrado tras haber llovido toda la noche, totalmente distinto al anterior. Hice una buena salida, y traté de hilar muy fino en la conducción debido al barro y evitar por ello irme al suelo. Ante todo ha sido una buena experiencia sobre esta superficie», resume. Por contra, lo delicado del terreno obligó a tomar más precauciones a Ángel Valero, que prefirió no arriesgar pensando en las próximas Copas de España: En esta ocasión no me encontré tan cómodo en un recorrido tan resbaladizo. Así que me dediqué a hacer lo posible para no caerme y aprender de cara a las próximas carreras que habrá en el País Vasco».

Ángel Valero Villarcayo

Cerró el periplo burgalés Mario López, que aplicó la misma estrategia que en Medina, pero con caídas y de nuevo el 80% no dejándole disfrutar de los dos últimos giros (56º y 17º sub 23): «El circuito por fin estuvo embarradísimo y espectacular. Al igual que el día anterior, arriesgué en la salida, logrando colarme en torno al puesto 30. En el arenero se cayeron delante mía y yo también me fui al suelo, perdiendo por ellos valiosos puestos -prosigue-. Tras remar mucho pude llegar al grupo en el que iba antes, pero patiné y me comí una estaca, que por un momento me dejó sin aire. Pude continuar y seguir apretando hasta el final pero, cómo no, a falta de 2 vueltas me retiraron. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto sobre la bici».

Mario López Villarcayo

Retorno al MTB en el Circuito 7 Estrellas de El Pardo

Los que no viajaron a Burgos no se quedaron con los brazos cruzados. Tres de los chicos optaron por acudir a la sexta puntuable del Circuito Scott 7 Estrellas de moutain bike. La Ruta de las Encinas presentó por la zona de El Pardo un recorrido de 46 kilómetros y 460 metros de desnivel, en el que Carlos Esteban siguió retomando las buenas sensaciones de competir y alejando fantasmas de principios de año. 25º puesto absoluto en grupo PRO y 5º en su categoría de máster 40 tras completar el trazado en menos de 2 horas:

Carlos Esteban Ruta Encinas

«Al ver que al principio había varias bajadas rápidas, algunos regueros, barro y charcos, opté por no arriesgar. Tras 2 kilómetros, que era justo cuando empezaba el circuito, comencé a remontar hasta llegar a un grupito de 5 con Sanchidrián -detalla-. Sin embargo, me corté a mitad de la segunda vuelta cuando me encontré a un rebaño de ovejas que venía hacia mí. Tocó poner pie a tierra y dar voces (risas), para después seguir apretando hasta el final. Al ver que ya no cogía a los 3 que iban delante me relajé en los dos últimos kilómetros. Puesto 25º en la general y 5º en máster 40, nada mal para como íban de rápidos. Contento con las sensaciones».

Francisco Javier Pulido Ruta Encinas

En la prueba popular fueron de la partida Francisco Javier Pulido y Gonzalo Solís. En máster 55 Javi se vio perjudicado por la mecánica en varias ocasiones, impidiéndole llegar mejor clasificado. Al final 66º puesto y 5º en máster 50 tras realizar la prueba en apenas 2 horas y cuarto. Según él «el terreno estaba muy blando, del que se agarra. Al principio no cogí ritmo, pero poco a poco fui a más, pero las siete salidas de cadena me cortaron muchas veces el ritmo, para terminar 66º en la general y 5º en mi categoría».

Por su parte Gonzalo Solís salió muy atrás en parrilla y corrió a contrapié, aunque notó una mejora física con respeto a pruebas anteriores. En meta terminaba la manga popular 55º absoluto y 19º en máster 35, llegando un poco antes que Pulido, con el que coincidó en una parte del recorrido: «Al llegar tarde al cajón de salida tocó apretar desde el minuto 0, adelantando a gente y evitando tapones. Eso me obligó a forzar más de lo deseado durante buena parte del recorrido. Por ello, a falta de 16 kilómetros para meta decidí aflojar. Cuando me alcanzó Javi me permitió recargar pilas, pero lástima que sus salidas de cadena le cortaran el ritmo, quedándome solo de nuevo. A partir de ahi me fui vaciando hasta meta, para quedar 56º de la general popular y 19º máster 35, dejándome un buen sabor de boca».